Digitalización de la Farmacia: Objetivos específicos, medibles y alcanzables

digitalización farmacia

He encontrado en la filosofía de la programación neurolingüística una gran ayuda para establecer de forma eficaz cuál debe ser el planteamiento a seguir si queremos iniciarnos en la digitalización de la farmacia o consolidar nuestra farmacia como referente en el mundo digital.

La programación neurolingüística propone un proceso concreto para formular nuestros objetivos de una forma más eficaz. Los puntos básicos que se recomiendan desde la PNL para una buena formulación de los objetivos a alcanzar son:

Primero: ¿son específicos los objetivos?

¿Qué es lo que quiero realmente? Se debe ser preciso de lo que se quiere o pretende alcanzar. En la farmacia estamos acostumbrados a improvisar, a amortiguar impactos, inmersos siempre en un mundo de cambios que nos obliga permanentemente a la adaptación de nuestros recursos. La planificación será clave para aquellas farmacias que decidan adentrarse en lo digital.

Segundo: ¿están los objetivos dentro de tu control personal?

Debe verificarse que cada objetivo se encuentra razonablemente dentro de tu control personal. El mundo online despierta tantas pasiones y tantas a la vez cuando se empieza, que hay que tener cuidado de que no nos desborde. ¿Pueden ser iniciados y mantenidos bajo mi responsabilidad?

El objetivo debe reflejar cosas en las que puedo influir personalmente, o lo que es lo mismo, conseguirlo debe depender de mí. Y si yo no puedo sólo, que dependa de mí el proveerme de gente que me pueda aportar los recursos.

Tercero: ¿tienes lo que hace falta para realizar tus objetivos?

Procede a verificar que cuentas con los recursos que necesitas utilizar para alcanzar tus objetivos. Seguro que dispones ya de muchas habilidades para lograrlos.

Es muy importante determinar de qué nos podremos ocupar y qué aspectos del mundo online se nos escapan y deberemos por tanto contratar, y ser conscientes de que esto es tan necesario como cualquier otra inversión que requiere la farmacia para caminar.

Cuarto: ¿cómo sabrás cuándo has alcanzado tus objetivos?

No sólo se debe ser específico en cuanto a los objetivos a alcanzar, sino también ser capaz de medir de alguna manera los logros alcanzados. Medir, medir y medir… no hay otra forma de ser conscientes digitalmente de dónde estamos y hacia dónde vamos.

Quinto: ¿están tus objetivos expresados positivamente?

Esto implica pensar acerca de lo que se quiere en vez de en lo que no se quiere. En algunos aspectos, nuestro cerebro es obtuso. Si se le ordena ‘no desperdicies material’, sólo parece oir ‘desperdicies’. La meta debería fijarse en mensajes como ‘debes aprovechar el 98% del material’, y entonces el cerebro se concentra en el aprovechamiento.

En la farmacia estamos muy acostumbrados a pensar según el primer modelo, por lo que necesitamos un cambio de mentalidad antes de lanzarnos al abismo apasionante e impredecible del mundo digital. Asegúrate de que el objetivo está definido en términos positivos: ¡piensa en lo que quieres en lugar de en lo que no quieres!

Sexto: ¿están tus objetivos en el nivel adecuado?

¿Es tu meta lo bastante importante? ¿tiene la dimensión adecuada? ¿o es demasiado grande en vista de los recursos con los que cuentas? Y si es demasiado grande, pregúntate qué te está impidiendo alcanzar esto. Ser conscientes de que los objetivos han de ser alcanzables para evitar frustraciones y pérdidas de tiempo.

Convierte los problemas en pequeños objetivos. Hazlos lo bastante pequeños y alcanzables. ¿Cuál es el primer paso que debo dar para acercarme a él? Dalo, y ya estarás en el camino. Es el que más cuesta.

Séptimo: ¿qué más se podría ver afectado?

¿Cómo el objetivo escogido afectará a mis actividades y a las actividades de otros? ¿Qué ganaré o perderé? ¿Qué ganarán o perderán los otros?

Siempre es necesario pensar en qué efectos tendrá en el resto del sistema el logro de determinados objetivos. Se busca así no sólo armonizar objetivos sino además evitar efectos adversos.

Me comentó una farmacéutica cómo se vieron desbordados en la farmacia al poner en marcha el comercio electrónico. Les supuso cambios en la logística, planificación del tiempo y contratación del personal, distribución y adquisición de nuevos espacios para la farmacia… para los que en un proncipio no estaban preparados.

Nuevos planteamientos para nuevas necesidades.

Conclusión

Después de estas preguntas el paso más importante es ACTUAR.

Los objetivos se formulan de manera positiva, específica y que dependan de mí, o que al menos dependa de mí la búsqueda de recursos para alcanzarlos. Y han de estar en armonía conmigo y con mi entorno, con lo que soy y con lo que quiero proyectar de mí y de mi farmacia; si no, nada tendrá sentido.

Con estas preguntas afinamos no sólo la meta sino el camino que quiero recorrer para alcanzarla. Así tendré claro si vale la pena mi esfuerzo, o si debo reformularla o hasta desecharla y dedicar mi energía a culminar otro objetivo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *